Deseas recibir, cada semana, las notificaciones de las nuevas entradas suscríbete

jueves, 12 de julio de 2018

VICENTE VÁSQUEZ BONILLA: Confesiones


Vicente Vásquez Bonilla
Libros de Vicente Vásquez Bonilla: La verdá os hará libres, La vida es sencilla y La profanación
Vicente Vásquez Bonilla con Adriana Rodríguez
La casa de los trece gatos y La última frontera. Vicente Vásquez Bonilla en la presentación de su libro: Los adultos también gatean, en sistema braille (FILGUA 2014)
Vicente Vásquez Bonilla


Descubrir los cuentos de Vicente Vásquez Bonilla ha sido uno de los muchos regalos que me ha dado este blog.

Don Chente (como le gusta que lo llamen) se hizo lector asiduo de este espacio y, un día, me envió uno de sus cuentos para que lo leyera y, si quería, lo publicara; y no fue difícil aceptar, pues el texto me gustó mucho.

Después de haber leído Prisionero del destino (https://leamoscuentosycronicas.blogspot.com/2018/01/prisionero-del-destino.html) –el cuento que me enviara don Chente- tuve curiosidad y decidí buscar en la web, donde encontré otros tantos relatos suyos que también leí con agrado y, gracias al blog y a la magia de la tecnología, comenzamos una cordial comunicación que se mantiene hasta hoy.

Tras mudarnos a Guatemala, no pasó mucho tiempo para tener el privilegio de conocerlo personalmente, junto a su simpática esposa, la señora María Teresa. Compartimos una hermosa tarde de amena conversación, anécdotas literarias y café, que terminó con el gusto de los momentos entrañables y la promesa de un nuevo encuentro.

¡Gracias, don Chente, por el regalo de su narrativa!

Y gracias a todos cuantos, como él, me regalan su compañía en este rinconcito de lecturas. ¡Que disfruten la entrevista!

Adriana Rodríguez: Cuénteme sobre su infancia: ¿Cómo describiría esos primeros años de vida?

Vicente Vásquez Bonilla: Como unos años de tranquilidad, sin preocupaciones y llenos de mucha paz.

AR: ¿En qué profesión se veía cuando era niño? ¿O le interesó más un oficio particular?

VVB: Soñaba con ser marinero y recorrer el mundo.

AR: ¿Cuál (o cuáles) fue la circunstancia que cree marcó su acercamiento a la literatura?

VVB: En esos dorados tiempos no existía la absorbente televisión, mucho menos los esclavizantes celulares y la opción más viable para entretenerme y vivir mil aventuras, era la lectura.

AR: ¿Qué fue primero: la escritura o la lectura? Y ¿Qué le apasiona más hoy en día?

VVB: Primero fue la lectura y hoy en día me apasionan por igual la lectura y la escritura, aunque algunos días, respecto a la escritura, me los paso en blanco.

AR: ¿Cuál fue el primer libro que le enamoró?

VVB: Fue un libro de motivación: Hace falta un muchacho, de Arturo Cuyas Armengol. Me hizo soñar y creo que influyó mucho en el resto de mi vida.

AR: Mencione cinco autores irrenunciables o, al menos, si no son irrenunciables, sí elementales o importantes en su vida personal o como escritor.

VVB: Baltazar Gracián, Jaime Balmes, Gabriel García Márquez, Miguel de Cervantes Saavedra y Milan Kundera.

AR: ¿Hay algún género que, a la hora de leer, prefiera sobre los otros?

VVB: No. Cuando leo, lo mismo me da que esté sentado sobre sillas forradas de manta, seda o brin. Perdón, me distraje, me gusta por igual, la novela, el cuento o la poesía, sin despreciar el ensayo, los textos filosóficos, etc.

AR: ¿Hay algún autor particular que le guste, ya sea por su recurrencia en los temas o por su estilo?

VVB: Sería injusto señalar a uno en particular, cuando todos tienen su gracia, sus buenas puntadas y variabilidad temática.

AR: Además de narrativa, ¿hay algún otro género que le guste (o que le gustaría) escribir?

VVB: He escrito narrativa y poesía, creo que ahí me quedo.

AR: ¿Cómo fue la experiencia de publicación del primer libro?

VVB: Asistí a un taller de literatura y tuve la suerte que al editor que promovió el taller, le gustaran algunos de mis cuentos y publicó mi primer libro. Fue como un sueño hecho realidad.

AR: ¿Se ha enfrentado a la bien conocida “página en blanco”?

VVB: Sí. Esos casos suelen darse y creo que no hay escritor a quien en algún momento no le haya pasado.

AR: Cuénteme sobre sus influencias literarias, si las hay.

VVB: Siempre hay alguien, quien en algún momento lo inspire a uno por sus temas o sus puntos de vista en casos particulares. Así, se dan casos en que me han influido temporalmente, Ítalo Calvino, Mario Vargas Llosa, Augusto –Tito- Monterroso, entre otros.

AR: Cuénteme si tiene un ritual de escritura, o cómo es la rutina cuando está el proceso de creación de un libro.

VVB: No, No tengo ningún ritual o rutina. Escribo cuando tengo oportunidad o cuando se me vienen las ideas apropiadas para iniciar o continuar con la obra que se encuentra en proceso.

AR: ¿Cuál es el libro que más ha disfrutado escribir, o que le ha proporcionado más elementos y experiencia para entender y dominar el oficio como escritor?

VVB: Creo que el libro que más he disfrutado escribiéndolo, fue la novela La casa de los trece gatos, pero debo confesar que cada cuento, poema y capítulo de novela, se disfruta en el momento de su escritura, en ese instante, todo lo demás pasa a segundo plano.

AR: ¿Cuál es el libro que más ha disfrutado leer?

VVB: Esta es una pregunta difícil de responder. En su momento, disfruto de casi todas las lecturas, si no fuera así, no sería un lector empedernido. Hay que encontrarle el sabor al caldo.

AR: Viendo la vida desde el presente, si le tocara decidir en este momento, de no ser escritor, ¿qué cree que sería?

VVB: Sería un hombre triste y fracasado.

AR: A la hora de elegir el tema de un cuento, novela o crónica, ¿qué puede ser lo que lo inspire?

VVB: La inspiración no la busco, surge por sí sola, por algo que vi, escuché, soñé, leí…

AR: ¿Hay algún tema o tópico literario que le obsesione? ¿Por qué?

VVB: No, no tengo ningún tópico u obsesión, lo que surja, surge de la libertad.

AR: ¿En qué otra época de la historia de la humanidad le habría gustado vivir?

VVB: En ninguna otra época, porque hoy estaría muerto. Pero como soñar no cuesta nada, cada época, a pesar de sus problemas y limitantes, tiene sus cosas buenas que invitan a darle rienda suelta a la imaginación y…

AR: Una palabra que le desagrade.

VVB: Cuando la encuentre se la hago saber.

AR: Una palabra que le guste mucho.

VVB: Fraternidad

AR: ¿Hay alguna frase que pueda recordar que considere su máxima o lema?

VVB: Nada es imposible para quien puede soñar.

AR: Cinco libros que considera que todos deberíamos leer.

VVB: El Quijote, Popol Vuh, Rusticatio mexicana, El criterio y, por qué no, uno de los cuentos de Chente.

AR: ¿Hay algún sueño literario que todavía no se haya cumplido?

VVB: Siempre lo habrá. Nunca se deja de soñar.

AR: ¿Cuál de sus libros no debe faltar en nuestra biblioteca?

VVB: Yo diría que todos, pero como sólo es uno: El certamen literario.

AR: ¿A qué le teme Vicente Vásquez Bonilla?

VVB: A que las polillas devoren mis libros y, lo que es peor, sin leerlos.

AR: Si tuviera que vivir el destino de algún personaje literario (suyo o de otro autor), ¿Cuál escogería? ¿Por qué?

VVB: Ahora sí me la puso difícil, tendría que volver a leer muchos libros para decidirme por uno.

AR: ¿Podría mencionar cuáles son sus cuentos favoritos?

VVB: Amor de paso, La otra, La frustración de Dios. Los tres son míos.

2 comentarios:

  1. Estimada Adriana: Gracias por tu amistad y por este bello gesto que tuviste para con mi persona. Un saludo a tu amado esposo. Mi esposa recuerdo a ambos con aprecio. Cordialmente, Chente.

    ResponderEliminar
  2. Gracias a usted, don Chente, por su literatura, por su amistad y por sus lecturas y comentarios en este, su espacio. ¡Cariños!

    ResponderEliminar